Dos gatitos nadan hacia unos pescadores pidiendo ayuda tras ser abandonados

Todos sabemos sobre las habilidades que tienen los perros para nadar en el agua, especialmente lo bien que lo hacen cuando tienen que rescatar a otro perro o a un ser humano.

Sin embargo, hasta este momento no sabíamos que los gatos también tienen esta habilidad. Por lo menos, eso es lo que vivieron dos pescadores que quedaron totalmente sorprendidos al encontrarse con dos pequeños gatitos nadadores.

Jason Frost y Brandon Key salieron un sábado a la mañana en su bote a pescar y a disfrutar del día. Como hacían todos los sábados, tomaron el río Warrior en Alabama, esperando poder tener una pesca exitosa.

Pero a pocos minutos de estar navegando, se encontraron con una sorpresa que les cambiaría la rutina que tenían planeada. Es que fueron testigos de cómo un gatito se arrojó desde la orilla del río hacia el agua, para comenzar a nadar hacia el bote donde se encontraban estos dos pescadores.

Frost contó a los medios locales que estaban concentrados tratando de encontrar el mejor lugar para comenzar a pescar, cuando oyeron de fondo un chapoteo en el río, por lo que voltearon sus miradas hacia la orilla, donde vieron a uno de los gatitos nadando.

En pocos segundos, el gatito llegó hasta el bote, por lo que Frost no dudó en sacarlo del agua para colocarlo a resguardo en la superficie de la embarcación.

Al principio, cuando oyeron el ruido, creyeron que se trataba de un pez que estaba saltando en el agua, pero en realidad se trataba de un gatito que se dirigía hacia el bote con clara intención de ser rescatado.

Después de rescatar a uno de los gatitos, oyeron nuevamente otro chapoteo, por lo que al mirar hacia la orilla vieron que era otro gato.

Lo extraño es que era una zona sin habitantes, motivo por el cual se supone que alguien los llevó hasta ese lugar para dejarlos abandonados.

Cuando el segundo gatito nadó y llegó hasta el bote, también lo rescataron. Eran los dos muy bonitos y similares. Les dieron un poco de agua y luego continuaron su camino, aunque la rutina de pesca quedó en segundo plano, ya que se encargaron de jugar con los gatitos.

Cuando llegaron a la orilla, dos niñas se acercaron atraídas por los dos bellos gatitos. Quedaron tan enamoradas que los pescadores aceptaron dárselos en adopción.

Hoy en día estos dos gatitos viven felices y cómodos en su nuevo hogar. Su nueva familia los llamó River y Warrior.