Fallece el gatito que salvó a su dueña de una peligrosa serpiente

Lamentablemente, fallece el gato que salvó a su dueña de una serpiente yarará en Ypané, Paraguay. La noticia sorprendió a todos aquellos que siguieron el caso de cerca, pues si bien algunos medios habían asegurado que el gato estaba fuera de peligro, la verdad era otra.

Kiko es el nombre del fallecido gato que, al actuar de forma valiente y heroica, terminó envenenado por una serpiente Yarará (Bothrops alternatus). El felino defendió a su dueña cuando esta salió al patio de su casa y pisó a la serpiente sin querer, pues no se percató de su presencia. El pequeño Kiko reaccionó rápidamente, atacando a la serpiente antes de que esta mordiera a su dueña.

Sin embargo, mientras Kiko salvaba la vida de su dueña, sentenciaba la suya. El gatito recibió tres mordeduras de la Yarará, y lamentablemente su cuerpo no logró resistir por mucho. Kiko fue internado en una clínica veterinaria de Asunción, no obstante, debido a dificultades económicas, la familia del pequeño no pudo retribuirle su acción, es decir, no pudieron salvarle la vida, pues el antídoto que necesitaba costaba 450.000 guaraníes,  unos 70 dólares.

Tristemente fallece el gato que salvó a su dueña de una serpiente por falta de dinero de su familia

De acuerdo con un rescatista de la Fundación Maris Llorens, Guido Coronel, el veterinario que atendió a Kiko, no sabía cómo el minino continuaba con vida. Una vez la fundación anteriormente señalada se enteró de que la familia del gato no podía cubrir el gasto del antídoto, decidieron recaudar los fondos necesarios, pero ya era demasiado tarde.

Pese a que Kiko resistió un buen tiempo, era imposible que continuara haciéndolo, pues el veneno de la yarará es bastante fuerte.  La familia de Kiko estará eternamente agradecida con él, pero sin duda fue una triste noticia para todos cuando se confirmó el fallecimiento del gatito heroico.

Es muy lamentable que por falta de dinero no haya podido ser salvada la vida de Kiko, y lo es más aún el hecho de que se hayan recaudado los fondos suficientes para salvarlo pero no haya servido de nada. Ojalá ninguna otra familia tenga que pasar por esto, pues debe ser una situación fuerte el ver cómo el héroe de la familia fallece.

El rescatista Guido Coronel reflexionó acerca del caso, y señaló que las mascotas son, sin dudar, una gran bendición, y pese a esto, muchas personas son capaces de abandonarlas a su suerte en las calles de forma insensible e inhumana.