Hombre en silla de ruedas encuentra a su compañero ideal, un perrito en la misma condición

Este perro, llamado Bandit, formó parte del Programa de Perros de la Cárcel de Gwinnett, en el estado de Georgia, durante cinco años y medio, en donde además de recibir cuidados y cariño de los reclusos de la cárcel, también ha brindado su compañía a estas personas privadas de su libertad.

En definitiva, es un programa en el que las dos partes salen beneficiadas: por un lado, los reclusos pueden reducir el estrés y mantienen la mente ocupada al socializar con un perro. Mientras que, por otro lado, el perro recibe caricias y cuidados. Todo esto teniendo en cuenta que la vida de Bandit tampoco fue nada fácil.


© Foto: Facebook / Gwinnett Jail Dogs Program

Un dato que no se puede ignorar es que debido a que debe desplazarse en silla de ruedas, muchas personas nunca quisieron adoptarlo. Y las que lo hicieron, unas cuatro familias en total, terminaron devolviéndolo, justificándose con el carácter complicado del perro. Añadiendo además los cuidados especiales que requería.

Pero no fue lo mismo que pensó Darrell Rider y su esposa Sue, quienes al ver fotos y videos de Bandit en Facebook, supieron que era el perro adecuado para incorporar a su familia.

 


© Foto: Facebook / Gwinnett Jail Dogs Program

Es que al igual que este perro, Darrell también vive en silla de ruedas desde hace muchos años, por lo que pensó que adoptando a un perro con características similares a las suyas se entenderían a la perfección. Y realmente no se equivocó.

Darrell nació con una parálisis en sus extremidades inferiores, por lo que afirma que sabe perfectamente lo que necesita Bandit, que tiene aproximadamente 10 años y que también tiene paralizadas sus patas traseras.


© Foto: Facebook / BanditRider Jdp

La vida para alguien que vive en silla de ruedas es bastante complicada, motivo por el cual Darrell llegó a la conclusión que este perro necesitaba a alguien con paciencia y que estuviera atravesando su mismo problema.


© Foto: Facebook / BanditRider Jdp

La decisión no fue fácil, ya que teniendo en cuenta las necesidades Bandit, no era una adopción más. Por lo que Darrell conversó durante varias semanas con su esposa para tomar la decisión final.

Cuando fueron a recogerlo a la prisión, Bandit se mostró muy contento y se despidió de los reclusos con los que tuvo contacto durante los años que allí vivió. ¡Por fin había conseguido un hogar en donde realmente lo quisieran!