Mujer en México robaba mascotas para comérselas. Vecinos afirman que vendía comida hecha con su carne

Algunas veces, la realidad supera a la ficción; así sucedió con una mujer en Puebla, México, que secuestraba mascotas para comérselas, según los vecinos de la zona. Todo parece sacado de una película de terror, pero no, los hechos realmente se desarrollaron, concretamente en la colonia Bosques de San Sebastián.

Las investigaciones del caso comenzaron cuando un hombre residente de la zona extravió a su perro y lo vio en casa de la acusada, una mujer de 42 años llamada María Consuelo. Cuando reclamó la devolución de su mascota, la mujer se negó, por lo cual el hombre decidió actuar con el apoyo de las autoridades, quienes hallaron muchas otras mascotas.

María Consuelo, ahora conocida como ‘la mataperros’, aparentemente secuestraba a las mascotas para posteriormente reclamar una recompensa. Al realizar una investigación en el apartamento de María Consuelo, hallaron 45 animales vivos, de entre los cuales habían perros, gatos, conejos, palomas, y cuatro animales muertos y refrigerados.

Secuestraba mascotas para comérselas, o al menos eso aseguraban los vecinos de la colonia

Además de los animales hallados en el apartamento, también se encontraron dos menores de edad con cierto grado de desnutrición. La mujer fue acusada por maltrato animal así como por abandono de persona. Debido al hallazgo de los animales en el refrigerador, se iniciaron los rumores de que ‘la mataperros’ usaba a los animales secuestrados para hacer tacos y carne enchilada.

Sin embargo, los vendedores de la zona aseguraron jamás haberla visto vendiendo comida, por lo cual parece ser mera especulación de la gente. Muchos vecinos reportaron la desaparición de sus mascotas, las cuales efectivamente, se encontraban en la vivienda de la acusada. Probablemente, las mascotas halladas en el refrigerador fueron colocadas allí por María Consuelo para evitar que comenzaran a descomponerse.

Cuando los vecinos de la colonia se enteraron del hallazgo de los animales, se enfurecieron y quisieron hacer justicia por sí mismos. Debido a la volátil situación y la alta probabilidad de que esta se saliera de control, las autoridades desalojaron del lugar a la responsable de los crímenes de maltrato animal y abandono de personas.

Quienes lograron identificar a sus mascotas, tendrían que esperar a que se realizara el protocolo correspondiente para poder recuperarlas. La acusada por estos crímenes no fue arrestada de forma preventiva, ya que, según las autoridades, estos delitos no requieren prisión oficiosa.

Aun así, el caso sigue siendo investigado, y los menores que se encontraban en el apartamento ahora están bajo el resguardo del DIF Municipal (Desarrollo Integral de la Familia).